Antecedentes

El Día Mundial  del Agua  se celebra anualmente el 22 de  marzo  como  un medio de  llamar la atención sobre la importancia del  agua dulce  y la defensa de  la gestión sostenible de  los recursos  de   agua  dulce.   La  creación  de   un   día   internacional dedicado  al  agua  fue recomendado durante la Conferencia de  las Naciones Unidas  sobre el Medio  Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) de  1992  en  Río de  Janeiro. La Asamblea General de  las  Naciones Unidas respondió a dicha recomendación designando el 22 de marzo de 1993 como  el primer Día Mundial del Agua.

Se invitó entonces a los diferentes Estados a consagrar este día,  en  el marco  del  contexto nacional, a la celebración de actividades concretas como  el fomento de la conciencia pública a través de la producción y difusión de documentales y la organización de conferencias, mesas redondas,  seminarios y exposiciones relacionadas con  la conservación y desarrollo de  los recursos hídricos

¿Por qué  un Día Mundial del Agua?

El 22 de  marzo  es una  oportunidad de  aprender más sobre temas relacionados con  el agua, sirve de  inspiración para  compartir los problemas relacionados con el agua y tomar  medidas para  cambiar la situación. El Día se remonta a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio  Ambiente y el Desarrollo de 1992 en la que  se propuso declarar una fecha  dedicada a este asunto. La Asamblea General decidió designar el 22 de marzo de 1993 como  el primer Día Mundial. Cada  año, ONU-Agua, la entidad que coordina el trabajo de la Organización sobre el agua y el saneamiento, establece un tema para  el Día correspondiente a un desafío actual  o futuro.

Comentario      inicial:   Hoy   celebramos  el   día mundial  del  Agua;  El agua simboliza  ante  todo la fecundidad (tierra regada contrapuesta al desierto) y la limpieza. En la liturgia se emplea en el bautismo, la Eucaristia, en las exequias, y para  las aspersiones. El Papa  Francisco  nos  ha dicho  al respecto que  el agua potable y limpia, representa una  cuestión de primera importancia, porque es indispensable para la  vida  humana y para   sustentar los  ecosistemas terrestres y acuáticos

(Laudato Sí N. 28). Como  Iglesia oramos a Dios para que   este  recurso natural   sea   administrado con sabiduría por  el  hombre y nuestro pueblo tome conciencia del ahorro y cuidado que  se ha de tener respecto al agua, para  no afectar  las generaciones futuras.

Comentario a las lecturas:

La Palabra  de  Dios nos  muestra los extremos de  la envidia  y el afán  de  heredar la tierra,  asesinando y dejando de lado la misericordia con la que  Dios nos ha creado y nos trata.  Si no cuidamos el agua como parte esencial de  la creación, terminaremos pareciéndonos  a  los  hermanos de   José o  a  los viñadores  de   los   que    Jesús  habla    hoy   en   el evangelio. Escuchemos con atención.

Oración universal

Oremos a Dios, que  por su Hijo Jesucristo, manantial de agua viva, ha sellado su alianza  con  la humanidad entera. Oremos diciendo:

Escucha Señor  nuestra  plegaria

1.        Para   que   la  Iglesia,   de   generación  en   generación, proclame las maravillas de Dios y sea siempre fiel a su alianza. Roguemos al Señor.

2.        Para   que    la   Iglesia   sea   pionera  y  promotora de proyectos que  despierten la conciencia sobre el  cuidado y ahorro del agua. Roguemos al Señor.

3.        Para que  los gobernantes incluyan en sus proyectos de desarrollo estrategias efectivas para  la conservación del agua y  promuevan campañas  que   generen  conciencia sobre  la importancia de  ahorrar  este recurso que  Dios  nos  ha  dado. Roguemos al Señor.

4.        Por los países que  padecen grave escasez de agua para que    organizaciones  internaciones   unan    sus   esfuerzos  y busquen el bien  común.

5.        Para que  los que  no creen en Jesucristo pero tienen un corazón abierto al amor  y al servicio de  los demás, lleguen a descubrir la luz de la fe. Roguemos al Señor.

6.        Para que  el Señor  nos haga diligentes en nuestro amor hacia nuestros hermanos más necesitados. Roguemos al Señor.

7.        Para que  nuestra fe y nuestra comunión con  Jesucristo nos  lleven  a  conocer más  íntimamente el  amor  de  nuestro Padre del cielo que  se manifiesta en la creación. Roguemos al Señor.

Señor  y Dios  nuestro, escucha las  súplicas   de  los  que   has elegido como  pueblo de tu propiedad, y haz que,  guardando las palabras de tu Hijo, tengamos en él vida para  siempre. Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén

La cuestión del agua

27.  Otros  indicadores de  la situación actual  tienen que  ver  con  el  agotamiento de  los  recursos naturales. Conocemos bien la imposibilidad de sostener el actual nivel de consumo de los países más desarrollados y de los sectores más ricos de las sociedades, donde el hábito de gastar y tirar alcanza niveles  inauditos. Ya se  han  rebasado ciertos  límites  máximos  de  explotación del  planeta, sin que hayamos resuelto el problema de la pobreza.

28.   El  agua  potable  y  limpia   representa  una   cuestión  de   primera importancia, porque  es indispensable para la vida humana y para sustentar los ecosistemas terrestres y acuáticos. Las fuentes de  agua dulce  abastecen a sectores sanitarios, agropecuarios e industriales. La provisión  de  agua permaneció relativamente constante  durante  mucho   tiempo, pero ahora   en  muchos  lugares  la demanda supera a la oferta  sostenible, con  graves  consecuencias a corto  y largo  término. Grandes ciudades que  dependen de  un importante nivel de  almacenamiento de  agua, sufren  períodos de disminución del recurso, que  en los momentos críticos no se administra siempre con una adecuada gobernanza y con  imparcialidad. La pobreza del  agua social se da  especialmente en África, donde grandes sectores de  la  población no  acceden al  agua potable segura, o  padecen sequías que dificultan la producción de alimentos. En algunos países hay regiones con abundante agua y al mismo tiempo otras  que  padecen grave  escasez.

29.  Un problema particularmente serio es el de  la calidad del agua disponible para  los pobres, que provoca muchas muertes todos los días. Entre los pobres son frecuentes enfermedades relacionadas con  el agua, incluidas  las causadas por  microorganismos y por  sustancias químicas. La diarrea y el cólera,  que  se  relacionan con  servicios  higiénicos y provisión  de  agua inadecuados, son  un factor significativo de sufrimiento y de mortalidad infantil. Las aguas subterráneas en muchos lugares están amenazadas  por   la  contaminación  que   producen   algunas  actividades  extractivas, agrícolas  e industriales, sobre todo en  países donde no  hay  una  reglamentación y controles suficientes. No pensemos solamente en los vertidos de las fábricas. Los detergentes y productos químicos que utiliza la población en muchos lugares del mundo siguen derramándose en ríos, lagos  y mares.

Mientras  se deteriora constantemente la calidad del agua disponible, en algunos lugares avanza la tendencia a privatizar este recurso escaso, convertido en mercancía que  se regula por las leyes del mercado. En realidad, el acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal,  porque determina la sobrevivencia de  las personas, y por  lo tanto es condición para  el ejercicio  de  los demás derechos humanos. Este mundo tiene  una grave  deuda social con los pobres que  no tienen acceso al agua potable, porque eso  es negarles el derecho a la vida radicado en  su dignidad inalienable. Esa deuda se salda en parte con más aportes económicos para proveer de agua limpia  y saneamiento a los pueblos más  pobres. Pero  se  advierte un derroche de  agua no sólo  en países desarrollados, sino  también en  aquellos menos desarrollados que  poseen grandes reservas. Esto muestra que  el problema del agua es en parte una cuestión educativa y cultural, porque no hay conciencia de la gravedad de estas conductas en un contexto de gran inequidad.

31.  Una  mayor  escasez de  agua provocará el aumento del  costo de  los  alimentos y de  distintos productos que  dependen de su uso. Algunos  estudios han alertado sobre la posibilidad de sufrir una escasez aguda  de   agua dentro de   pocas décadas si  no  se  actúa   con  urgencia.  Los  impactos ambientales podrían afectar  a miles de  millones  de  personas, pero es  previsible que  el control  del agua por  parte de  grandes empresas mundiales se  convierta en  una  de  las principales fuentes de conflictos  de este siglo.

Versículos que  hablan sobre el agua

Pero  el que  beba del agua que  yo le daré,  no tendrá sed  jamás,  sino que  el agua que  yo le daré  se convertirá en él en una fuente de agua que  brota para  vida eterna. Juan 4:14

Y todos los egipcios cavaron  en  los alrededores del  Nilo en  busca  de  agua para  beber, porque no podían beber de las aguas del Nilo. Éxodo  7:24

No permita el Señor  que  yo extienda mi mano  contra  el ungido del  SEÑOR; pero ahora,  te  ruego, toma  la lanza que  está  a su cabecera y la vasija de agua, y vámonos. 1 Samuel  26:11-12

Esto que has hecho no es bueno. Vive el Señor, todos vosotros ciertamente deberíais morir, porque no protegisteis a vuestro señor, el ungido del Señor.  Y ahora,  mira dónde está  la lanza del rey y la vasija de agua que  estaba a su cabecera. 1 Samuel  26:16

Y beberás del arroyo, y he ordenado a los cuervos  que  te sustenten allí. 1 Reyes  17:4

Y los cuervos  le traían pan y carne  por la mañana, y pan y carne  al atardecer, y bebía del arroyo.

1 Reyes  17:6

El se levantó  y fue a Sarepta. Cuando llegó  a la entrada de  la ciudad, he aquí,  allí estaba una  viuda recogiendo leña, y la llamó y le dijo: Te ruego que  me consigas un poco de agua en un vaso para  que yo beba. 1 Reyes  17:10

Los demás hechos de Ezequías  y todo su poderío, y cómo hizo el estanque y el acueducto, y trajo agua a la ciudad, ¿no están escritos en el libro de las Crónicas  de los reyes de Judá? 2 Reyes  20:20

Por el agua que  bebemos tenemos que  pagar, nuestra leña nos llega por precio.

Lamentaciones 5:4

Y beberás el agua por medida: la sexta  parte de un hin; la beberás de tiempo en tiempo.

Ezequiel 4:11

Me dijo además: Hijo de hombre, he aquí, voy a romper la provisión  de pan  en Jerusalén, y comerán el pan por peso y con angustia, y beberán el agua por medida y con terror.  Ezequiel 4:16

Dan de beber a todas las bestias del campo, los asnos  monteses mitigan  su sed.  Salmos  104:11

Y había  allí seis tinajas de piedra, puestas para  ser usadas en el rito de la purificación  de los judíos; en cada  una cabían dos o tres cántaros. Juan 2:6-10

¿Os parece poco pacer en los buenos pastos, para  que  holléis con vuestros pies el resto  de  vuestros pastos; o que  bebáis de  las aguas claras,  para  que  enturbiéis el resto  con  vuestros pies?  Ezequiel

34:18

Y en  cuanto a mis ovejas,  tienen que  comer  lo que  habéis hollado con  vuestros pies,  y tienen que beber lo que  con vuestros pies habéis enturbiado. Ezequiel 34:19

Te ruego que pongas a prueba a tus siervos por diez días, y que nos den legumbres para comer  y agua para  beber. Daniel 1:12

Así que  de dos o tres ciudades iban tambaleándose a otra ciudad para  beber agua, y no se saciaban;

pero no os habéis vuelto a mí -declara el Señor-.  Amós  4:8

Abastécete de agua para  el asedio, refuerza  tus fortalezas, métete en el lodo  y pisa el barro,  toma  el molde de ladrillos. Nahúm 3:14

Y gritando, dijo: Padre Abraham, ten  misericordia de  mí, y envía a Lázaro para  que  moje  la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, pues estoy  en agonía en esta  llama. Lucas 16:24

Jesús les dijo: Llenad de agua las tinajas. Y las llenaron hasta  el borde. Juan 2:7

Entonces vino otra vez a Caná  de Galilea, donde había  convertido el agua en vino. Y había  allí cierto oficial del rey cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaúm. Juan 4:46

Respondió Jesús y le dij

o: Todo  el que  beba de esta  agua volverá a tener sed.  Juan 4:13

Ya  no  bebas agua sola,  sino  usa  un  poco de  vino por  causa  de  tu  estómago y de  tus  frecuentes enfermedades. 1 Timoteo 5:23



X