En una fiesta de fraternidad, de acogida y reconocimiento se convirtió la celebración del día de la Vida consagrada, con la asistencia de las distintas comunidades religiosas presentes en la Diócesis de Engativá.

El evento presidido por Monseñor Francisco Antonio Nieto Sua y el Vicario de Religiosos diocesano Monseñor Héctor julio López Hurtado conto con una nutrida participación de las comunidades, que hacen parte de esta familia diocesana, y a quienes se les invita a vivir la misericordia samaritana desde la riqueza que cada uno de los carismas que ellos en su generosidad ponen al servicio de las distintas pastorales en nuestras parroquias. 

X