Estás aquí
Inicio > Vicaría de Pastoral > Nivel de comunicaciones > Informativo Samaritano > “Y tú fortalece a tus hermanos”

“Y tú fortalece a tus hermanos”

“Fortalecer mi fe”, esta fue la más sencilla y clara respuesta de doña Carmen Hernández, una mujer de  gran piedad que domingo tras domingo frecuenta una de las parroquias de nuestra diócesis, cuando se le preguntó acerca de qué esperaba de la visita del papa a nuestra nación; claramente ella al igual que muchos de los fieles católicos esperan verlo lo más cerca posible o qué dicha tan inconmensurable sería el estrechar su mano; pero, como doña Carmen, muchos con seguridad se sentirán reconfortados y animados por las palabras que pronuncie el papa y por la fe que en esos días se podrá vivir de manera más comunitaria, ante el número significativo de creyentes alrededor de la figura del sucesor del apóstol Pedro.

Justamente, ese fortalecer la fe es, si podemos llamarlo así, la intención más clara de la visita del papa, ciertamente  no podemos desconocer el sin número de sentidos que algunos quieren darle a la visita apostólica, que giran tanto desde el ámbito político, económico, social y religioso; si bien las palabras del papa y su sola presencia afectan las dimensiones previamente señaladas, la intención fundamental estriba en la misma que el Señor confía a Pedro: “y tú confirma en la fe a tus hermanos” (Lc 22,32). Esta expresión bíblica que se encuentra inmersa en los discursos de despedida del Señor, encierra en sí, el ejercicio de la misión de Pedro, pues, ayudándonos de una traducción un poco más exacta, podríamos decir que el versículo quedaría formulado de la siguiente manera: “… Y tú, una vez, vuelto a ti mismo, fortaleced a tus hermanos” Dos verbos aquí llaman la atención, el primero: Volver a sí mismo, como una invitación que el Señor le hace a Pedro para que después de su falla (la negación) el apóstol saque de su propia experiencia pascual fuerzas para la tarea que contrae con los hermanos en la comunidad cristina.

El segundo verbo que aparece en la frase citada es fortalecer, que puede también traducirse por consolidar firmemente, en esta experiencia pascual a los hermanos, lo interesante es que el Señor plantea esta misión justamente con un imperativo, es decir, una orden-mandato que viene del Señor y recibida así como tarea de Pedro y de quienes serán sus sucesores; pues bien, podemos así describir también la visita del papa a nuestra nación; ya que él, como sucesor de Pedro, vuelto a la experiencia del Señor resucitado y llamado por Él a fortalecer a los hermanos en la fe, viene a cimentar aún más esta experiencia pascual en la vida del cristiano.

Por lo tanto, doña Carmen ha entendido la visita del papa, comprende, entonces, que es ese tiempo de gracia para poder vivir, reavivar, solidificar su fe en coherencia con el mandato dado a Pedro y sus sucesores; solo así podremos entender con mayor objetividad las palabras y gestos del papa en nuestra nación, comprenderemos que su visita traerá consigo compromisos de alto calibre en el seguimiento al Señor, que con seguridad y, solo desde la radicalidad del discipulado, tendrán injerencia en la vida social, política, económica, religiosa de nuestra nación.

Por eso, no nos resta más sino decir, como lo advierte la canción ganadora de esta visita: “… Te esperábamos con las puertas abiertas y nuestras almas dispuestas a recibir tu bendición, nos traes luz, nos traes paz, nos traes palabras de verdad… Bienvenido seas papa Francisco”.

Sergio Salamanca

Artículos similares

Arriba
X