Estás aquí
Inicio > Vicaría de Pastoral > Nivel de comunicaciones > Informativo Samaritano > Retiro del clero: espacio de oración, reflexión y silencio

Retiro del clero: espacio de oración, reflexión y silencio

Cómo es habitual cada año se organizan los ejercicios espirituales para el clero de la Diócesis, este año los tendremos del 19 al 23 de Junio en la Ciudad de Medellín, en el Seminario Redemptoris Mater de los catecúmenos y será dirigido por Monseñor Nelson Jair Cardona Ramírez Obispo de la Diócesis de San José del Guaviare.

Como demuestra la larga experiencia espiritual de la Iglesia, los Retiros y los Ejercicios Espirituales son un instrumento idóneo y eficaz para una adecuada formación permanente del clero. Ellos conservan hoy también toda su necesidad y actualidad. Contra una praxis, que tiende a vaciar al hombre de todo lo que sea interioridad, el sacerdote debe encontrar a Dios y a sí mismo haciendo un reposo espiritual para sumergirse en la meditación y en la oración.

Por este motivo la legislación canónica establece que los clérigos: « están llamados a participar de los retiros espirituales, según las disposiciones del derecho particular » (c. 242) Los dos modos más usuales, que podrían ser prescriptos por el Obispo en la propia diócesis son: el retiro espiritual de un día — de ser posible mensual — y los Ejercicios Espirituales anuales.

Es muy oportuno que el Obispo programe y organice los Retiros y los Ejercicios Espirituales de modo que cada sacerdote tenga la posibilidad de elegirlos entre los que normalmente se hacen, en la Diócesis o fuera de ella, dados por sacerdotes ejemplares o por Institutos religiosos especialmente experimentados por su mismo carisma en la formación espiritual, o en monasterios.

Además es aconsejable la organización de un retiro especial para los sacerdotes ordenados en los últimos años, en el que tenga parte activa el mismo Obispo. (c. 243)

Durante tales encuentros, es importante que se traten temas espirituales, se ofrezcan largos espacios de silencio y de oración y sean particularmente cuidadas las celebraciones litúrgicas, el sacramento de la Penitencia, la adoración eucarística, la dirección espiritual y los actos de veneración y culto a la Virgen María.

Para conferir mayor importancia y eficacia a estos instrumentos de formación, el Obispo podría nombrar en particular un sacerdote con la tarea de organizar los tiempos y los modos de su desarrollo.

En todo caso, es necesario que los retiros y especialmente los Ejercicios Espirituales anuales sean vividos como tiempos de oración y no como cursos de actualización teológico-pastoral.

Queridos hermanos que estas líneas nos ayuden a prepararnos para vivir y celebrar estos ejercicios espirituales, para que fortalezcan nuestra identidad diocesana, alimenten espiritualidad samaritana y crezca la fraternidad sacerdotal entre nosotros.

P. Luis Eduardo Sánchez Moreno
— Vicario de Pastoral —

Artículos similares

Arriba
X