¡Nuevos Diáconos!

Ordenación Diáconos

El pasado sábado 14 de mayo, la Diócesis de Engativá contó con la fortuna de tener cuatro nuevos diáconos permanentes para nuestra Iglesia local, ordenados en la Catedral San Juan Bautista de la Estrada, por imposición de manos de nuestro Obispo, Monseñor Francisco Antonio Nieto Súa.

José Hans López, Carlos Arturo Clavijo Vanegas, Mario Olmos y Efrén Calderón, se sumaron al concurrido número de hombres casados que prestan su servicio ministerial del diaconado permanente en Engativá y que junto a sus esposas y demás familia, participan activamente de los oficios pastorales de nuestra Iglesia.

“En medio de esta doble sacramentalidad (…) estamos decididos a ser luz para muchas personas…” manifestó el diácono José Hans López al programa “En el camino del samaritano” de la emisora Minuto de Dios que transmite la diócesis de Engativá todos los jueves a las 7 de la noche. “Con la oración de todos ustedes vamos a llegar a buen término para realizar la obra del Señor”, agregó. Casado con Nubia Patricia Bernal hace 25 años, dice que sin el apoyo de su esposa no hubiera sido posible llegar hasta el final de su proceso.

“Es un compromiso con el Señor y con la comunidad, saber responder a este llamado, de dar un ejemplo del matrimonio a la comunidad, y de crecer nosotros en nuestra familia y en nuestro matrimonio como pareja”, manifestó su esposa Nubia Patricia.

Por otro lado, el diácono Carlos Arturo Clavijo Vanegas aclaró que el proceso formativo para el diaconado “no es un cursito. Equivale casi a una formación de pregrado en una institución universitaria (…) el candidato debe tener una formación mínima de bachillerato o tecnológica para disponerse al servicio de la comunidad”. Propedéutico, candidatura, lectorado y acolitado, hacen parte de los pasos que debe vivir un candidato al diaconado para que cuando llegue el momento de la ordenación “realmente haya una clara conciencia del sentido de compromiso personal y comunitario”, señaló.

El diácono Efrén Calderón, por su parte, manifestó que el proceso para ser diácono requiere en primera instancia de una conciencia vocacional. Hay que tener presente “¡quién nos llamó primero! Es el Señor el que toma la iniciativa. Después de año y medio de discernimiento se realiza un proceso de selección y pasamos a la escuela diaconal en Usaquén, donde iniciamos la formación con momentos alegres y otros no tan alegres, como todo en la vida que tiene sus altibajos, pero cuando Dios llama, las cosas se dan”.

Después de 24 años de casados con Janeth Romero, ella señala que el momento de la ordenación fue muy especial porque sintió allí “la presencia del Espíritu Santo (…) es un compromiso seguir a Dios, y en esos momentos pensaba: ‘¿En qué nos estamos metiendo?’ porque seguir a Dios es fácil, pero mantenerse es difícil”.

El diácono Mario Olmos, del equipo de comunicaciones de la Diócesis, resaltó que es necesario tener un camino espiritual para poder ejercer la labor pastoral que la Iglesia le ha encomendado. “El servicio pastoral comienza a ejercerse desde el momento mismo en que uno está estudiando, siempre guiado espiritualmente por su párroco, su director espiritual y la misma comunidad”.
Su esposa, Liliana Castro de Olmos, casada con Mario hace ya 37 años, relató que la experiencia de levantar una familia con dos hijos les ha brindado la satisfacción de tener dos excelentes profesionales, uno en Italia y otro en Colombia, y siempre han apoyado a Mario en su caminar, e incluso Liliana le acompaña siempre en los programas de la emisora Minuto de Dios que el equipo realiza los miércoles y jueves a las 7 de la noche tratando las diversas temáticas de la Diócesis de Engativá.

Por su parte, Monseñor Francisco Nieto, después de la ceremonia de ordenación, manifestó: “Es un momento particular de alegría, de gracia, de bendición en nuestra Diócesis; contar con cuatro diáconos permanentes nuevos, es contar con una bendición del Señor. Su ministerio recibido individualmente, se extiende particularmente con sus esposas y sus hijos a que sean testigos de ese Misterio grandioso del amor de Dios, de esa Misericordia Divina, de esa Bondad del Señor”.

Invitó a su vez a trabajar de manera conjunta por esta Diócesis adolescente, donde la labor de la familia es fundamental si nos dejamos iluminar por la Exhortación Apostólica del Papa Amoris Laetitia, “la alegría del amor”.

Artículos similares

Arriba
X