Estás aquí
Inicio > Del Señor Obispo > La voz de nuestro pastor – Mayo

La voz de nuestro pastor – Mayo

A los queridos presbíteros, religiosos y religiosas, diáconos permanentes y en tránsito, agentes pastorales, fieles cristianos, hombres y mujeres de buena voluntad en la Diócesis de Engativá.

Recibimos como regalo del Santo Padre Francisco la Exhortación Apostólica la “Alegría del Amor” (sobre el amor en la familia). Este documento es fruto de la reflexión del Santo Padre y de los recientes sínodos de la familia. El Santo Padre incorpora diversas enseñanzas de conferencias episcopales y otros aporte muy ricos y muy valiosos.

Papa Francisco - Exhortación Apostólica Amoris Laetitia

Podríamos resumir como una referencia de esta exhortación que el Papa nos dice que “La familia es la primera cátedra de teología” consideramos tan importante este documento en el Consejo Episcopal Diocesano, que se hizo una publicación propia para que cada pequeña comunidad en las parroquias, con el acompañamiento de ustedes, estudie y proyecte un servicio a las familias iluminados por estas orientaciones pastorales. No olvidemos que en el dinamismo de nuestro Plan Pastoral la familia es nuestra primera comunidad.

Felicitaciones a nuestra escuela de formación diocesana por el diplomado que se realizó con los contadores y que dictó la Universidad Sergio Arboleda. Hoy mismo esperamos que comiencen las inscripciones de los sacerdotes para el diplomado de “Gerencia Social” que también la Universidad Sergio Arboleda nos ofrecerá.

“Donde quiera que haya un persona, allí esta llamada la Iglesia a ir para llevar la alegría del Evangelio y llevar la misericordia y el perdón de Dios” (Papa Francisco).

Agradezco al Vicario Judicial y los jueces del Tribunal Único de Apelación que hoy nos acompañan para que podamos despejar toda duda con respecto a nuestro servicio con las parejas que esperan una definición alrededor al tema de la validez de su matrimonio. Nuestros fieles tienen derecho a obtener, en tiempos razonables, una respuesta a sus peticiones, y tienen derecho a obtener justicia. Todos los sacerdotes tenemos una responsabilidad en este aspecto, responsabilidad que se nos delega; como pastores debemos atender personalmente estos temas. Es parte de la pastoral familiar. El Sínodo en su relación final nos decía “Será por lo tanto necesario poner a disposición de la parejas separadas o de las parejas en crisis, un servicio de información, de asesoría y de mediación, vinculada con la pastoral familiar, que podrá también acoger a las personas con ocasión de la investigación preliminar al proceso matrimonial; allí el sacerdote que bendijo el matrimonio o el párroco es el primer responsable” (cf canon 529,1). Las orientaciones de la Santa Sede insisten sobre esa responsabilidad primera del párroco propio.

Son muchos los aspectos pastorales de tarea urgente que durante este mes tenemos, los encomendamos a la intercesión de nuestra madre del cielo; sea la Santísima Virgen quien nos conduzca siempre a su Hijo.

† FRANCISCO ANTONIO NIETO SÚA
OBISPO DE ENGATIVÁ

Artículos similares

Arriba
X