Estás aquí
Inicio > Vicaría de Pastoral > Nivel de comunicaciones > Informativo Samaritano > La Resurrección encuentro con la Misericordia

La Resurrección encuentro con la Misericordia

Por: Pbro. Luis Eduardo Sánchez  Moreno.

Año Extraordinario de la Miserricordia

La celebración del Sagrado Triduo Pascual es una experiencia directa con la misericordia, pues es el mismo Jesucristo quien nos pone en contacto con el Padre misericordioso.

El Señor Jesús ha venido para revelar hasta el fondo que Dios es amor, ha revelado este amor con la palabra y con la acción y, finalmente, con su cruz y con su resurrección ha mostrado hasta qué extremo llega ese amor paterno de Dios.

El Hijo con sus palabras y en sí mismo nos ha mostrado que el Padre no permanece impasible e indiferente ante el drama humano, sino que se conmueve interiormente y con prontitud sale al encuentro de su criatura humana herida por el pecado: ¡Dios es rico en misericordia!

Tal amor paternal y misericordia para con el hombre la retrató el Señor Jesús —para todos los hombres de todas las generaciones— en especial en una conmovedora parábola: es la llamada parábola del hijo pródigo y del padre misericordioso, parábola en la que la misericordia del Padre sale al encuentro de la miseria del hijo para reconciliarlo y abrirlo a su propia dignidad: Sólo el corazón de Cristo que conoce las profundidades del amor de su Padre, pudo revelarnos el abismo de su misericordia de una manera tan llena de simplicidad y de belleza.

En y por el Señor Jesús, el Hijo hecho hombre, el Padre se ha acercado humildemente a cada ser humano, ofreciéndole el gran don de la reconciliación.

El Señor Resucitado, «el mismo ayer, hoy y siempre» estará siempre vivo y presente en su Iglesia hasta el fin de los tiempos.

Él es quien por el ministerio de su Iglesia nos ofrece hoy el perdón sacramental y la indulgencia, y de este modo nos invita a todos a ingresar y participar intensamente en el dinamismo del encuentro transformador con la misericordia del Padre, de modo que lleguemos a brillar ante todos los hombres como signos vivos y eficaces de su amor misericordioso.

¡Felices Pascuas de Resurrección, que la misericordia sea una realidad entre nosotros!

Artículos similares

Arriba
X