Iglesia en “salida”

¿A qué se refiere Francisco cuando habla de Iglesia en “salida”?

Ya se ha convertido en un cliché la expresión del Papa Francisco: “Iglesia en salida”. Se escucha en homilías, se escucha en clases, se escucha en catequesis, se escucha entre coloquios sobre la Iglesia entre laicos y sacerdotes… En fin, se han vuelvo muy comunes estas palabras, tal vez sin el adecuado conocimiento de lo que ellas implican verdaderamente. Para hacer un breve acercamiento a la expresión, me detendré en tres documentos: una homilía del entonces Cardenal Bergoglio en un encuentro diocesano de catequistas, una homilía pronunciada por el Papa el presente año en Morelia, y su exhortación apostólica Evangelii Gaudium (EG).

En la homilía del 2000, el Cardenal Bergoglio dijo: «No disfrutaremos plenamente de la experiencia de ser cristianos mientras no nos encontremos en misión, allí donde estemos y cómo podamos. Hemos de salir a contar que Cristo ha resucitado: se lo tenemos que decir a doña Rosa, a la que vimos en el balcón. Se lo tenemos que decir a los chicos, se lo tenemos que decir a aquellos que pierden toda ilusión […] Tenemos que ir a sembrar esperanza, tenemos que salir a la calle. Tenemos que salir a buscar» (Cfr. Homilía del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, 11/03/2000, quinto párr.). La salida a la que el Cardenal argentino refiere en su homilía es producto de la experiencia cristiana de Cristo resucitado. En esta alocución se denota que la experiencia cristiana es esencialmente misionera, de lo contrario quedaría incompleta.

En contraste con la evangelización y la salida a contar el gozo de la resurrección a todos, El Papa en Morelia dice que la gran tentación es la resignación, «una resignación que nos paraliza y nos impide no sólo caminar, sino también hacer camino; una resignación que no sólo nos atemoriza, sino que nos atrinchera en nuestras «sacristías» y aparentes seguridades […] Una resignación que no sólo nos impide proyectar, sino que nos frena para arriesgar y transformar» (Cfr. Homilía del S.S Francisco, 16/02/16, octavo párr.) . Si vemos, en el pensamiento del Papa hay una invitación a vencer el conformismo y el miedo para “salir” a comunicar una Buena Nueva.

Pero donde más desarrolla su famosa expresión es en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium; tanto así que la nombra 12 veces. Allí expresa la “salida misionera” como paradigma de toda la Iglesia (EG 15) que fundamentada en el dinamismo presente en la Palabra de Dios (EG 20) pretende «salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio» (EG 20). Todo esto es fruto de una conversión pastoral  (EG 27) que debe procurar que todas las estructuras se vuelvan más misioneras y que por tanto muestren una Iglesia con las “puertas abiertas” (EG 46).

¿Se trata entonces de ir a repartir mercados a barrios o poblaciones paupérrimas? Puede ser. Pero esto no es la totalidad de la “salida misionera” de la que habla el Papa como paradigma. Es sólo una parte. Referirnos a “Iglesia en salida” sólo como un asistencialismo a los marginados sociales sería un grave reduccionismo, convirtiendo a la misma Iglesia en algo de lo que el mismo Papa denuncia: una ONG asistencial (Cfr. Homilía del S.S Francisco, 14/03/13, cuarto párr.)

“Iglesia en salida” Refiere más bien, a que venciendo la tentación de la resignación por medio de una conversión pastoral, nos decidamos a comunicar la alegría de Jesucristo, que se «expresa tanto en su preocupación por anunciarlo en otros lugares más necesitados como en una salida constante hacia las periferias de su propio territorio o hacia los nuevos ámbitos socioculturales» (EG 30). Como vemos, se trata de periferias existenciales y no tanto territoriales, aunque las incluye.

Diácono Miguel Méndez

Artículos similares

Arriba
X