Estás aquí
Inicio > Vicaría de Pastoral > Campo de Vida en Comunión > Entrevista del mes — Padre Andrés Jiménez Vecino

Entrevista del mes — Padre Andrés Jiménez Vecino

La Diócesis de Engativá, en procura de renovar las estructuras del Plan Pastoral para continuar generando propuestas que engranen el trabajo Pastoral de los tres campos, en cabeza de Monseñor Francisco Nieto nombró para el campo de Vida en Comunión a los presbíteros Andrés Jiménez Vecino y Miguel Ángel Pereira Salazar, continuando como asesora la señora María Consuelo Rodríguez S. Para conocer la misión de este nuevo equipo de trabajo, consultamos con el director de Campo, padre Andrés Jiménez.

Nivel de Comunicaciones: En los últimos tiempos se habla de la Nueva Evangelización. ¿Cómo se entiende este llamado hoy en la Diócesis de Engativá?

P. Andrés: Frente a esta pregunta quisiera mencionar especialmente el documento que más nos habla de la nueva evangelización, el documento saliente de las conclusiones de  Aparecida, en donde se refiere a una nueva evangelización como un nuevo ardor que tiene que generar nuevos métodos y expresiones que puedan realmente encarnar el evangelio en la cultura, en la sociedad, en aquellas poblaciones que han sido cristianizadas pero no han tenido una experiencia de Cristo y se necesita actualizar; creo que es una de las grandes misiones que tenemos en este momento. Igualmente, para la Diócesis de Engativá esta nueva evangelización debe tener una nueva experiencia de ese amor de Dios de forma personal y general, publica, para que realmente podamos nosotros ser esos discípulos de Emaús, caminantes que vamos también en procura y, sobre todo, dando testimonio de esa experiencia que hemos tenido.

N.C: Después de recibir la herencia del Sínodo Arquidiocesano hemos vivido un proceso, año tras año en nuestra Diócesis de Engativá, de estructuración y misión, con etapa de la escucha, objetivos, metas y tareas concretas; usted acaba de asumir como director del Campo de Vida en Comunión; en la actualidad, ¿en qué etapa estamos?

P.A.: Estamos desarrollando en este momento dentro del plan pastoral esos proyectos de integración y comunicación que era el objetivo operativo durante este último trienio 2015 al 2017. Unos proyectos que realmente nos permiten tener el conocimiento y la adhesión al Plan Pastoral y que favorezca la comunión en la misma diócesis, esto se da por medio de la estrategia de las Pequeñas Comunidades Samaritanas y Misioneras (PCSM), y la Escuela Diocesana del Discipulado Samaritano (EDDS), principalmente.

N.C: En el Campo de Vida en Comunión, ¿Cuál es su derrotero de trabajo?, ¿qué estrategias considera Usted que se deben ejecutar?

P.A.: Para el Campo de Vida en Comunión todos los ámbitos y niveles son iguales e importantes, pero especialmente se nos ha pedido la labor de que podamos nosotros centralizar nuestra atención en tres ejes transversales: Pequeñas Comunidades, Familia y Vocación. El señor Obispo nos ha encomendado esta labor para poder forjar cada vez más esa madurez en las pequeñas comunidades, también en esos proyectos diocesanos de familia, y toda la pastoral vocacional que pueda realmente ser integral para el discernimiento y la preparación de los aspirantes de nuestra diócesis para entrar al seminario.

N.C: En el nivel de comunicaciones en el programa radial “El Camino del Samaritano”, realizamos varias emisiones teniendo como invitados a los integrantes del Equipo Diocesano de PCSM,  donde nos compartían la importancia y los beneficios de la implementación de las pequeñas comunidades para las parroquias, arciprestazgos y, por ende, para nuestra Diócesis de Engativá. Igualmente, existen algunas parroquias que aún no tienen PCSM. ¿Qué llamado haría Usted a los presbíteros, diáconos y fieles de las diferentes parroquias donde no se han implementado?

 P.A.: Hago una invitación a mis hermanos presbíteros, a mis hermanos diáconos, a los fieles de nuestras parroquias, para que puedan tener la experiencia de participar de las Pequeñas Comunidades Samaritanas y Misioneras (PCSM). Sé que frente a este tema muchas veces entramos en unos diálogos que nos llevan lastimosamente a pesimismos e incertidumbres, cuando nos debe llevar a propuestas y al ejercicio de poder convocar y llamar; creo que a veces fallamos en el llamado, pero pensemos que la respuesta de nuestros fieles ha sido grata; ellos están deseosos de conocer la Palabra de Dios, de compartirla, de hablar de sus experiencias de fe, también sé que en todos los lugares de la Diócesis no va a ser igual, pero sí podemos nosotros estar en comunión fortaleciendo ese llamado. Lo importante no es el número, aquí lo importante es la experiencia de la Pequeña Comunidad Samaritana y Misionera: que si tenemos una PCSM, fabuloso; que si tenemos diez o veinte PCSM, fabuloso; lo más importante es que como párrocos estemos atentos a las PCSM, y pendientes se aquellos fieles que desean integrar esta estrategia transversal de nuestro plan pastoral, que se puedan ir formando. Por eso es importante estar siempre atentos a ellas, no son ruedas sueltas, no son independientes, como si la parroquia fuera por un lado y la PCSM por otro, no, las PCSM hacen parte de toda la labor pastoral de la parroquia y de forma magna de la Diócesis, es nuestra oportunidad como sus pastores de estar ahí, sé que hay ocupaciones, otras responsabilidades, pero esto no nos debe llevar a apuntar a los mínimos, sino que podamos estar en el tiempo adecuado compartiendo con estos hermanos nuestros que son ya una PCSM o que se quieren formar y conformar una PCSM. Hermanos, esto es una invitación a la acogida de vivir la comunión y la fraternidad entre nosotros como presbíteros, diáconos y fieles, que puedan conocer una dinámica única de experiencia de misericordia y de encuentro con la Palabra.

N.C: Por último, padre José Andrés, para las PCSM que ya caminan, unas palabras de orientación, ánimo y exhortación.

P.A.: ¡Animémonos para asumir este reto de seguir construyendo el tejido eclesial! Como bien lo sabemos de nuestro programa del campo de vida en comunión… un tejido eclesial comunitario, que lo podamos vivir en la parroquias, en los arciprestazgos, ahí en nuestros barrios. Qué hermoso que podamos sentir que realmente estamos estableciendo una vivencia de la compasión misericordia en nuestra Diócesis. Fruto de este reto nos vamos a reunir este próximo 21 de octubre en nuestra asamblea Diocesana de Pequeñas Comunidades Samaritanas y Misioneras, ahí compartiremos experiencias, en línea con las directrices de monseñor Francisco Antonio, la vicaría de pastoral, esto evidencia que no estamos solos, estamos acompañados por toda la Iglesia: nuestro Obispo, Vicarios, párrocos, presbíteros, diáconos, religiosas, en fin, todos los fieles cristianos; es así como daremos frutos en todos los campos, ámbitos y niveles para el beneficio de todas nuestras parroquias, y esta nueva forma de experiencia de Cristo se verá reflejada en nuestra Diócesis de Engativá.

Señor Jesucristo, te damos gracias por el Campo de Vida en Comunión que reconstruye el tejido eclesial, consolidando comunidades misericordiosas y compasivas articuladas entre sí. Permite que con la fuerza de tu Espíritu  se puedan desarrollar proyectos de integración y comunicación en las parroquias y arciprestazgos que permitan el conocimiento, adhesión al Plan Pastoral Samaritano y que favorezcan la comunión en la Diócesis de Engativá, y así seguir caminando los fieles cristianos en la construcción de la ciudad de la misericordia, más humana y más fraterna.

D.P. William Alberto Abril
— Equipo Pastoral de Comunicaciones —

 

Artículos similares

Arriba
X