Estás aquí
Inicio > Vicaría de Pastoral > Campo de Vida en Comunión > El Verdadero Amor Se Aprende En El Hogar

El Verdadero Amor Se Aprende En El Hogar

Hablar hoy de amor parece cada vez más difícil, porque se le ha quitado su verdadera esencia y sentido. La humanidad afronta un mundo más frío e impersonal. La inseguridad hace que nos encerremos y estemos prevenidos con el otro. Las nuevas tecnologías nos conectan con el mundo entero, de manera inmediata, pero impersonal, superficial, y poco seguro.

La soledad, la angustia y la neurosis son las enfermedades de moda. Nuestros niños, y jóvenes claman verdadero amor, acogimiento, valoración y apoyo. Esa experiencia de amor se debe vivir y sentir en un único lugar concreto: en el hogar.

El hombre necesita de las personas que lo aman, también fue creado para amar y precisa de un lugar físico que le represente a esos seres queridos, a quienes les abre su corazón y lo acogen. El hogar también es un espacio espiritual, de encuentro, descanso y apoyo.

El hogar, es la gran “escuela del amor”, y representa la casa de Dios Padre, el lugar de dónde venimos todos y al cual anhelamos llegar, para ser admitidos con amor y total seguridad.

¿En qué sintonía estamos en nuestros hogares?

¿Cómo es un hogar en el amor?

  • Un hogar de amor, es luz, calor de afecto, comunicación, a donde se añora llegar con alegría al final de cada jornada de trabajo.
  • El hogar debe haber orden, limpieza, cuidando los detalles que demuestren preocupación, para que todo luzca placentero, aunque no se tenga mucho.
  • Para que haya verdadero amor en el hogar se debe cuidar el trato entre cada uno de sus miembros. El respeto es la primera condición. La grosería, los insultos son la chispa para la violencia, dando paso al rencor, al resentimiento.
  • Un hogar en el amor NO es un hotel, a donde cada uno de sus miembros llega a dormir, a comer y todos son extraños.
  • Un hogar en el amor se caracteriza por el servicio y la amabilidad, la preocupación por el otro, estas son las semillas para la generosidad, la tolerancia y la caridad. Lo contrario da lugar al egoísmo en donde cada miembro procura sus propios beneficios pasando por encima de quien sea.
  • En el hogar deben darse muestras de afecto y cariño, porque familia que no lo manifieste, el amor allí no germina y muere. Queda la soledad, el desamparo, y a veces el suicidio.
  • El diálogo es fundamental, este expresa el grado de interés que los miembros de la familia tienen, al tiempo que siembra la confianza, el acogimiento, el sentirse estimulado y amado.
  • En todo hogar debe existir autoridad ejercida con amor. La unidad familiar depende de la disciplina en horarios de llegada, cumplimiento de deberes, tareas y responsabilidades dentro de la casa.
  • Son los padres quienes deben dar ejemplo del estilo de vida que quieren para ese hogar. ¿No saben si lo están logrando o no? Midan el nivel de alegría que se vive en su hogar.
  • Un hogar de amor debe estar consagrado a Dios. Nuestros hogares deben ser “iglesias domésticas”. Fomente en su hogar la conciencia de Dios- amor y El se encargara del resto.

Campo de Vida En Comunión

Artículos similares

Arriba
X