Estás aquí

El Desafío De Las Redes Sociales

papa-francisco-finger-up

“Internet puede ofrecer mayores posibilidades de encuentro y solidaridad entre todos; y esto es algo bueno, es un don de Dios”. -Papa Francisco.

Los avances tecnológicos en el campo de la comunicación generan nuevas formas de relación social que generan y provocan una transformación en los hábitos y costumbres de la sociedad. Ya en el siglo XIX la invención del telégrafo y posteriormente del teléfono, implicaron un cambio en las relaciones personales y comerciales, que contaban con detractores y partidarios de las mismas.

Las preocupaciones en contra señalaban el aislamiento social y la falta de intimidad como algunos de los prejuicios de estas innovaciones, y las opiniones a favor abogaban por el aumento de interacción y conexión entre las personas.

Con Internet y la explosión de las redes sociales estos puntos de vista no han cambiado demasiado de los de aquella época.

Tal como lo hacen otras innovaciones tecnológicas, el uso de las redes sociales transforman los estilos de vida, cambian las prácticas y, también, crean nuevo vocabulario, pero todo esto se produce a un ritmo tan acelerado que genera confusión y desconocimiento de la usabilidad y los derechos en torno a su actividad.

Una de las problemáticas que señalan los defensores de un uso responsable de las redes sociales es que, a través de ellas, estamos expuestos. Nuestros datos se comparten y navegan por la red sin control nuestro y, al mismo tiempo, información de todo tipo irrumpe en nuestros ordenadores sin que podamos discriminar su contenido.

Ejemplo de ello son los episodios de acoso escolar que debido a un uso irresponsable de parte de los menores hacen que estos se conviertan en situaciones dolorosas.

Las redes sociales se convierten en formas de aprendizaje para los jóvenes, que pueden ser beneficiosos utilizados de forma responsable, pero en muchos casos crean modelos alejados de la realidad generando comportamientos que suscitan problemas de autoestima y estrés respecto a la reputación digital.

La iglesia católica no ha sido ajena a los cambios producidos por los avances tecnológicos y por medio del documento conciliar Inter Mirifica (1963) pasando por mensajes anuales para las jornadas dedicadas a la comunicación social, ha dado orientaciones de la forma como estos medios deben ser utilizados y el propósito de la evangelización en ellos.

Cuando pensamos en el número de personas que utilizan Facebook o twitter entre otros medios, asombra que es en millones la cifra de quienes los utilizan y aprovechar esta visibilidad en las redes sociales es tarea de la iglesia ya que la evangelización encuentra un lugar excepcional para llegar con el mensaje de salvación.

Las redes sociales pueden ser herramientas poderosas para el fortalecimiento de la comunidad parroquial o la diócesis. Pero no debe ser visto como un sustitutivo de las reuniones cara a cara. Se puede conectar con personas con intereses similares, compartiendo información sobre eventos, creando diálogos sobre temas de fe.

Sin lugar a dudas, las redes sociales son medio y no fin. Tener presencia en ellas no significa que el trabajo está hecho y hemos ganado. Mucho menos tener miles de seguidores significa éxito. Es una forma de fortalecer la evangelización con contenidos precisos que atraerán la atención de muchas personas necesitadas de Dios, pero lo fundamental será siempre el contacto misericordioso que de fundamento a los contenidos que expresemos a través del gran mundo de las redes sociales.

Por: Hugo Alberto Motta Montenegro. S.S.P
Párroco San Miguel Arcángel

 

Artículos similares

Arriba
X