Estás aquí
Inicio > Vicaría de Pastoral > Nivel de comunicaciones > Informativo Samaritano > CUARESMA: Camino al encuentro con la misericordia…

CUARESMA: Camino al encuentro con la misericordia…

Por: Presbítero Luis Eduardo Sánchez Moreno

Cuaresma es un período de cuarenta días en los cuales la Iglesia invita a prepararse para vivir la Pascua. Es importante no perder de vista la meta que es la Resurrección de Jesucristo, porque la fe que profesa la Iglesia es de vivos y no de muertos, por lo tanto estos cuarenta días son un tiempo especial de preparación que incluyen el ayuno, la limosna y la oración, la práctica de las obras de misericordia corporales y espirituales, que deben llevar por el camino del perdón y la reconciliación, la escucha a la Palabra de Dios y la conversión, para conmemorar la pasión, muerte y resurrección del Señor Jesucristo en los días de la Semana Santa.

Bajo la mirada compasiva y misericordiosa de Dios, con alegría y confianza hemos comenzado este tiempo litúrgico que la Iglesia nos regala para reavivar la fe, encender la esperanza y practicar la caridad. La Palabra de Dios alumbra nuestras opciones cristianas y nos invita a poner los ojos en Jesús, el rostro de la Misericordia del Padre, el Camino de la Vida. Antes de entrar en la cuaresma El Espíritu de Dios nos ha indicado la forma de vivirla para alcanzar perfección y no perder la celebración de la Pascua. La voz del Padre, en el Bautismo del Señor, nos indica dónde tener la escucha y la mirada: “Este es mi Hijo amado, escúchenlo” (Mt 3,17;Lc 3,22). Luego es la voz de la Madre quien con su ternura nos vuelve a indicar el camino de perfección que ya el Padre nos anunció: “Hagan lo que El les diga” (Jn 2,5), escúchenlo y obedézcanle, y no habrá dificultad.

Desde el inicio del camino, Jesús nos invita a ir con El al desierto para acoger la Palabra de Vida: para caer en la cuenta de la verdad de nuestro ser de hijos de Dios; para hacer visible nuestra identidad de hermanos y para seguir anunciando el Evangelio de Jesús en nuestro mundo.

Es tiempo de combate espiritual donde el mismo Jesús nos modela la forma de vencer en la tentación.

Los invito, a que, como comunidad diocesana usemos el subsidio ofrecido desde la vivencia del año jubilar preparado con diligencia en favor de todos los fieles como itinerario espiritual y encuentro con la misericordia.

Artículos similares

Arriba
X