Magisterio Vivo del Papa Francisco

El acontecimiento fue deslumbrante, su presencia cautivante. Los elogios son unánimes, los compromisos están por verse. Las palabras vuelan, los hechos permanecen. La euforia es transitoria, la enseñanza es permanente. Aquello deslumbrante, cautivante y motivo de tanta conmoción y unánimes elogios, tiene que ver con una persona que encarna el evangelio